Suena bien por su hondura y su verdad, además de su posible poesía: “Cuidar el cuerpo, escuchar el corazón, desplegar el ser” tiene la fortuna de sintetizar el propósito de nuestro trabajo en Río Abierto, pero no deja de ser una síntesis de algo inabarcable y, por lo tanto, no es posible que resulte completo.

Quien se acerca a nuestro trabajo, no necesita más explicación -tal es la fuerza y la evidencia en la vivencia directa; pero lo afortunado del lema, bien merece la explicación que ofrece este precioso y completo vídeo, rico en la explicación y hermoso en lo visual -aunque nunca suficientemente explícito desde las imágenes, por cuanto la expresión aparente nunca es tampoco completa de lo que le está sucediendo real y profundamente a la persona.

Aún así, el éxito del vídeo, que se suma al éxito del propio lema, nos lleva a traducirlo felizmente al francés y al inglés, por cuenta de la demanda generada. Enhorabuena, pues, a l@s artistas que han intervenido en su producción.  Y que, sobre todo, sea muy inspirador para tod@s cuant@s lo miren y lo escuchen, cuando no sea un tirón irreductible para acercarse al trabajo de Río Abierto, en cualquiera de sus modos. Que así sea.