Los beneficios de practicar el movimiento expresivo, constatables desde la primera sesión y que se integran más profundamente con la continuidad del trabajo, son la principal clave del éxito de este sistema psicocorporal que cuenta con grupos en toda la geografía.

El abanico de efectos benéficos que se van desplegando en cada sesión y en el trabajo continuado son tan variados y, sobre todo, tan fáciles de experimentar en primera persona que una clase de prueba vale más que cualquier argumento sobre que la vida es movimiento y que la salud es un equilibrio entre el propio ritmo con el ritmo de lo que acontece.

Empezando por la dimensión corporal, con la danza y el masaje en primer término, cada sesión es una oportunidad para flexibilizar tiranteces musculares, tonificar debilidades, desdramatizar, acoger, tomar conciencia y, sobre todo, avanzar en la pauta evolutiva por el camino de una alegría que no tiene opuesto porque pertenece por derecho al Ser, a la propia esencia.

La parte de la experiencia que podría decirse espiritual toma una dimensión tan íntegra, tan real y tan imbricada en el presente que escapa a cualquier dogmatismo y a la vez ayuda en la comprensión de todos los caminos considerados espirituales.

Por más que el recorrido de la formación constituya quizá un compromiso mayor con todos estos efectos por cuanto está articulado en una dirección muy concreta en la expansión del ser y además cuenta con lecturas, escritos y otros trabajos complementarios, muchas personas acuden a clase como una práctica saludable, de un modo como acudirían al gimnasio o a una sesión de yoga. Llegar a clase, sacudirse lo que no sirve, tomar contacto a pie desnudo con el suelo, con la música y con los demás, es empezar a encontrar el propio ritmo, el propio bienestar, y recuperar la cordura dimensionando la realidad en su justo término.

Entre muchas opciones de instructores de Río Abierto y otras de las que Graciela Figueroa incluye en la “escuela UNA”, facilitamos aquí unas cuantas, con los horarios correspondientes programados para este curso 2019-20.

En Jerez, en martes alternos, Charo Fernández, directora del centro, ofrece una clase de profundización y supervisión, de 19.00 a 21.00. Y todos los martes de 17.15 a 19.45 tenemos Movimiento Vital Expresivo con Inma Fernández y Carmela Lozano. Por otra parte, los grupos de trabajo sobre sí, propios de la formación Río Abierto, están programados cada primer jueves y tercer miércoles de mes, de 18.45 a 20.45, y de 19.00 a 21.00 respectivamente coordinados por Charo e Inma Fernández. Siempre en el Centro de Psicología Humanista (CPH).
655 49 52 81
cphjerez@rioabierto.es
www.cphjerez.es

En Deltebre (Tarragona),  Betlem Casanova abierto dos grupos:

Jueves de 18 a 20 h de Terapia en Movimiento

jueves, de 20,15 a 21.15, Movimiento Expresivo

Madrid
Pedro González Rojas, trabaja los lunes, de 20.00 a 21.30 en la Sala Espacio. Calle noviciado 5 A, 1º. <M> Noviciado y Plaza de España. pedrogonzalez@rioabierto.es  +34 685 032 905
Comienzo el primer lunes de julio