“Yo  soy. Somos uno. Nos abrimos a la realidad del ser. Nuestra verdadera naturaleza nos impregna.”

“……Buscar formas De contactar con la esencia / espíritu   y abrir caminos para que este  se pueda expresar en el mundo  de la forma  más consciente y amplia.”

 (Graciela Figueroa)

En nuestro cuerpo los planos anatómicos  transversal, sagital, y frontal determinan tres polaridades: una parte superior e inferior, derecha e izquierda, anterior y posterior, respectivamente.

La percepción  sensorial, energética, emocional – afectiva y  representacional     de  estas partes  y  el trabajo sobre estas tres direcciones espaciales y su integración constituye uno  de los objetivos del abordaje  psicocorporal.  Voy a  compartir como lo hago desde la Gestalt y el sistema Rio Abierto. Esta terapia psicocorporal cuyo propósito es  la unificación  física, psíquica y espiritual, fue formulada por María Adela Palcos, en Argentina  hace 46 años.  En España fue introducido  en 1987 por Graciela Figueroa, colaboradora de Claudio Naranjo en el programa S.A.T.

Llegué a este trabajo durante mi formación como  gestaltista, y me enamoró al coincidir  con el espíritu de la Gestalt que me transmitían mis profesores (Paco Peñarrubia, Agueda Segado, Enrique de Diego, Graciela Andaluz, Albert Rams, Ángeles Martín, Juan José Albert…..),   y con la  actitud manifestada por Fritz Perls, y sintetizada por Claudio Naranjo en” La vieja y novísima Gestalt ” como presencia, darse cuenta y  responsabilidad.  El Trabajo  profundiza en  los diferentes cuerpos con una visión educacional, artística  y terapéutica.

 Una de las metas  es  recuperar   la pulsación   vital, expansión – contracción,  conectada con la polaridad básica de la Gestalt, contacto – retirada  y  que  la  vibración (producida por la disposición  segmentada de la columna vertebral) fluya libremente por los diferentes cuerpos  ( físico,energético,emocional, afectivo, intelectual, mental y espiritual) .

En el desarrollo se van produciendo bloqueos energéticos, emocionales y cognitivos que dan lugar a una forma corporal    que  determina el   sentir,  pensar,  actuar y  relacionarse  de una manera determinada  que  llamamos  plástica. Y en ocasiones, es la que impide el fluir de la vida y la adaptación a sus   circunstancias cambiantes. Esencia y personalidad se manifiestan en el  cuerpo determinando nuestra postura,  que expresa nuestras potencialidades y carencias y que ha sido la respuesta creativa  ante las vicisitudes de la vida. Observando sin juicio estos planos/ejes en el cuerpo, se puede  “ver” el alma  y la personalidad  de la persona. El movimiento seria una vía regia para habitar otras formas corporales y conectar  con nuestra esencia desde un cuerpo más flexible y libre que   facilita el contacto.

 En un taller se puede trabajar específicamente esta  dinámica de polaridades espaciales, y explorar estos aspectos individualmente (intrapsiquico) y grupalmente  en  relación con los otros (interpersonal). Se empieza  tomando consciencia de cómo están  estas zonas del cuerpo, después comienza la danza: música y movimiento guiado para nutrir otros aspectos,  y movimiento libre para  pasar  a explorar los distintos ejes, con  paradas   sorpresivas ,para  darse cuenta de cómo es la  respiración, el  sentir, el pensar ,  la postura , el hacer…

Trabajo en primer lugar el eje corporal vertical tierra / cielo  para facilitar un buen apoyo y abrirse a aspectos más sutiles,  y después paso a explorar los otros dos ejes, masculino- femenino y autor / actor, (utilizo un  género para  facilitar la lectura,  ya que en el título incluí los dos)  con músicas que facilitan la experiencia, primero individualmente y luego en relación: el juego, la expresión, la dramatización, el humor, el contacto,   permiten incorporar otras realidades. Somos seres en relación y esta es la que nos cura. Se dedica un tiempo para la integración y otro para la elaboración e intervención.  Muchas veces usamos el masaje, junto con la voz para ayudar  a aquellas partes  tensas, olvidadas o poco presentes.  Los participantes  comparten, al finalizar los trabajos,   estar más conectados, completos y vitales.

“Yo soy, yo soy ,soy agua ,playa, cielo ,casa ,planta, soy un montón de cosas santas mezclada con cosas humanas, como te explico, cosas mundanas…fui niño, cuna ,teta, techo, manta, más miedo, cuco, llanto, raza, después llegaron  las palabras, algo pasó no entendí nada, vamos decime, contame,   todo lo que a vos te está pasando ahora, porque sino cuando está tu alma sola llora , hay que sacarlo todo afuera como la primavera para que adentro nazcan cosas nuevas  ….”(“Soy pan, soy paz, soy más “,  autor,  Piero De Benedictis, cantado por Mercedes Sosa).

Se cierra la  Gestalt de estas polaridades  definidas,  que se integran  después de  transitar el vacío fértil , ese punto cero de la indiferencia creativa, que Perls tomo  de Friedlander(  ese punto de intersección de los tres planos … )

“….Incluso diría que, para ser  plenamente efectiva  la cura del corazón, sea indispensable que nos ocupemos  al mismo tiempo de la cura de la instintividad , y que tengamos en cuenta  así mismo, la estrecha  relación entre emociones  y cuerpo – lo que implica reconocer el gran apoyo que encuentra la optimización  de lo emocional en el conjunto de recursos  a los que alude  comúnmente  como “trabajo  de cuerpo” , “trabajo psico-corporal” o “terapias  corporales”- y cuyo territorio pudiera describirse  como el aspecto interior  o sutil de los deportes . No me parece  necesario  entrar aquí  en detalles sobre  las variadas disciplinas  relevantes  antiguas y modernas – que van desde el yoga y el taichí hasta la eutonía, el trabajo de Feldenkrais  o la escuela Rio Abierto…”

(Naranjo, C. “Sanar la civilización”)

La polaridad cielo / tierra nos conecta con la polaridad básica del espíritu y materia.  Está relacionada, en lo anatómico, con la columna vertebral desde la cabeza al cóccix, con las extremidades superiores e  inferiores y  el diafragma, (principal músculo respiratorio que divide el cuerpo en una parte superior  y otra  Inferior). La materia y su   cualidad  esencial, la inercia,  representa  lo fijo, la cohesión,   que permite  el mantenimiento de la forma.   Por el contrario, el  espíritu, representa  el movimiento, la transformación continua. En nosotros conviven estas dos naturalezas, material y espiritual, somos de  carne y hueso, y tenemos aspiraciones de carácter afectivo, intelectual y artístico, que son inmateriales.

 La menor o mayor cantidad de movimiento es el elemento que diferencia  la  polaridad materia /espíritu. El cuerpo representa la materia  en la vida cotidiana y  muestra sus  necesidades. Las piernas  constituyen  nuestro autoapoyo en términos de la  Gestalt, o  nuestro enraizamiento, según la Bioenergética.   Los brazos   ayudan a alcanzar nuestros  anhelos. El movimiento permite la materialización del espíritu en la dimensión descendente, y la espiritualización de la materia en la ascendente.

La polaridad  femenino / masculino; estas  partes  “femenina”  y “masculina” de cada persona, se  localizan en lo anatómico, en la mitad izquierda y derecha   del cuerpo.   A nivel neurológico, se relacionan con  el hemisferio derecho que rige la mitad izquierda y que es analógico: emoción, receptividad, sensibilidad, y con el hemisferio izquierdo   que controla la mitad derecha y se considera el cerebro lógico: pensamiento, acción, fuerza. Estas dos realidades  se  pueden unir  en el abrazo.

Por último, la  polaridad autor / actor  nos conecta  con el creador y con el artesano,  con el que  imagina y diseña,  y con el que actúa y realiza.  En nuestro cuerpo se sitúa  en   las áreas  dorsal y frontal.

La espalda, con la estructura de la columna vertebral, la parte posterior de la  caja torácica  y todos sus músculos, nos relacionan con la fuerza. Representa el pasado,  de dónde venimos, fruto de la historia  personal y familiar,  y en última instancia,   de la humanidad.  A partir  de las experiencias vividas  se puede  sacar el material para la  creación.

En la  evolución del ser humano, la parte anterior del cuerpo, que comprende  la cara, el tórax, el abdomen y los genitales, pasó  de estar resguardada   por la  posición cuadrúpeda, a estar expuesta en la posición bípeda, dejando el sistema respiratorio, el corazón  y el aparato digestivo  en una  situación vulnerable.  Esta zona  enfoca  hacia delante,  hacia el futuro, hacia donde voy, y  lleva  a la acción.

El presente, con  el espacio interior   que deja la integración  de la polaridades,  desvela   el misterio de la identidad de los opuestos / complementarios, cuya  armonización  se consigue con  el movimiento, que es  cambio y transformación y nos lleva a  la  libertad y responsabilidad.

El objetivo   es vivir  estos pares de opuestos sucesivamente , transitarlos y reconocerlos  como nuestros : soy yo quien se mueve  libremente entre estos opuestos,  a veces  estoy en lo  masculino y otras  estoy  en lo  femenino , en otras ocasiones   estoy  en la materia y en  otras en el  espíritu , hay momentos en que me vivo como actor y  en otras como autor.   En la medida que están integradas estas polaridades,  puedo elegir cuál utilizar según la situación.  Fluyendo  nos encontramos con nuestro ser esencial, que necesita de esta danza eterna de los opuestos complementarios para  manifestarse y  realizarse.

El baile de la gracia y la gravedad.

El casamiento  de la  mujer y el hombre.

El niño sagrado respira  el universo.

La danza  de Apolo y Dionisos, contemplados por Buda.

Como  podemos ver, con el trabajo de las polaridades, que es  solo una  de la herramientas  del desarrollo armónico  a través del movimiento, que  propone el Sistema Rio abierto , se facilita  la autorregulación organísmica que busca  la Gestalt, de una manera muy  corporal y experiencial.

Bibliografía:

Bastos, L.; Aldai, K. (2009).El corazón de las palabras .Entrevistas Fundación Ananta. (Incluye entrevista con Graciela Figueroa) Barcelona. Plataforma editorial.

García Núñez, A. (2008). Cuerpos, movimiento y armonización .En Cuerpo. Revista Española de Terapia Gestalt. Madrid.

Lowen, A. (1977) Bioenergética. México. Ed. Diana.

Naranjo, C. (2009) Sanar la civilización. Vitoria- Gasteiz. Ed. La llave.

Palcos, M. A. (2011). Del cuerpo a la luz. B. aires. Argentina. Ed. Kier.

Peñarrubia, F.  (1998) Terapia  Gestalt: La vía del vacío Fértil. Madrid.  Alianza editorial

Perls, F. (1976)  El Enfoque gestaltico. Chile. Edit. Cuatro Vientos.

Rossi, V. (2005) La vida  en movimiento. B. aires, Argentina. Ed. Kier.

Armando  García Núñez  

Terapeuta Psicocorporal. Docente y   Cofundador  de Espacio Movimiento – Rio Abierto España y director del centro en Madrid. Licenciado en Ciencias  Biológicas. Gestaltista. (Miembro de la A.E.T.G).  Psicoterapeuta Bioenergético  Certificado, C.B.T(International Institute for Bioenergetics Analysis).Psicoterapia Integrativa y Eneagrama, S.A.T.,Formación en Creatividad y recursos Artísticos.