Si tuviéramos que escoger algo de la magnífica cosecha en todos los sentidos del 2018, sin duda escogeríamos a todas y cada una de las personas tituladas y certificadas durante el afortunado taller de cierre de formación en Aluenda del mes de julio.

Fue una verdadera apoteosis de todo lo aprendido durante los últimos tres años. Muy de agradecer a todos cuantos hicieron posible este precioso final de curso tan feliz.

Y, sin restar ni un poco a todo ello, sin duda el acontecimiento sobre el que penduló muy significativamente el año, fue el 11º Congreso Internacional de Río Abierto en Uruguay, todo un éxito tanto en la fase reservada a egresados, en Piriápolis, como en la fase abierta en Montevideo así como en el  viaje post congreso– de las que dimos buena cuenta en sendos blogs enlazados desde aquí a través de las palabras en azul.

 

De Graciela Figueroa, anfitriona del evento, recogemos un amplio testimonio en una entrevista, previa al Congreso, en la que expresa su confianza en que “Cada vez más gente entiende que somos uno y que la salud plena incluye la paz en el mundo”, y que puedes disfrutar en su totalidad pinchando aquí. 

Y no podemos olvidar, dentro del recorrido del año, nuestro más que fértil encuentro de titulados 2018. 

Que todo lo vivido se ponga en valor para tod@s, empezando por los recién titulados y certificados, y que este año fructifique más y más toda la sabiduría de tan fértiles encuentros.