Ya tenemos las fechas, que es lo importante viviendo tan lejos, para centrar el plan de encontrarnos en Uruguay en el XI Congreso Internacional de Río Abierto: del 27 de octubre al 8 de noviembre.

Desde que cerramos el encuentro de Madrid en 2016, tenemos el foco puesto en volar a Montevideo este año, al XI Congreso Internacional de Río Abierto, algo que ya podemos empezar a materializar. Es momento de bloquear la agenda de esos días y de buscar la mejor opción para el viaje.

A falta de conocer el programa de contenidos, el calendario establecido dispone que del 27 de octubre al 1 de noviembre el congreso reunirá a instructores y estudiantes avanzados (aquí están incluidos los alumnos que recorren ahora el primer curso de la formación y que para entonces estarán en segundo). Del 2 al 4 de noviembre, serán sesiones abiertas a todo el público. Y el 5 y 6 de noviembre estará reservado a formadores. Los siguientes dos días los ocuparán exclusivamente los directores de los diversos países.

Para algunos, es la oportunidad del re-encuentro después de la última y maravillosa experiencia de Madrid; para otros, la aventura de viajar al precioso paisito del hemisferio sur durante la primavera austral; será un estreno en este tipo de encuentros para quienes acaban de empezar la formación de Río Abierto. Y para todos será el intercambio reconstituyente que nos pone en orden desde la salud y el bienestar a todos los niveles. Y también para todos será un pasito más en nuestra escalada evolutiva y de compromiso con el ser, desde la alegría.

Bailaremos, entraremos en el silencio, compartiremos nuestra sensibilidad y también nuestra creatividad, exploraremos nuestro propio ritmo y el ritmo del alma del grupo, recuperaremos nuestros aprendizajes y nuestra capacidad natural para el masaje, indagaremos en nuestra grandeza; nos permitiremos el auto cuidado más exquisito en el despliegue de nuestro potencial y, en definitiva, abriremos nuevos canales para propiciar el aterrizaje y la activación de nuestros dones.

Para los que estuvimos en El Escorial disfrutando del X Congreso, es inevitable que se haga presente el momento en que los uruguayos lanzaron la invitación para acoger el siguiente encuentro internacional. Andábamos en una fase avanzada, en medio de una dinámica por países. El entusiasmo de la propuesta se mezcla en el recuerdo con la preciosa canción que ofreció, la gente de Uruguay, incluida Graciela Figueroa: Río de los pájaros

Aquella versión fue a varias voces y luego, aunque sin música, también fue a voces la propuesta “Uruguay, Uruguay”, para sorpresa de la propia Graciela Figueroa, que tomó el testigo sin pensarlo ni un segundo. Gracias de todo corazón, Graciela y equipo uruguayo; que los preparativos sean la mejor experiencia para todos y los disfrutéis desde el principio, con ese mismo entusiasmo y ese arte en la polifonía.

Allá, vamos, Uruguay!!